El País que rechaza la vacuna contra el Covid-19

Durante meses, el gobierno de Tanzania ha insistido en que el país estaba libre de Covid-19, por lo que no hay planes de vacunación.

En mayo del 2020, el jefe de estado de Tanzania desencadenó teorías de conspiración global después de que dijo que las frutas y los objetos inanimados que había enviado en secreto al laboratorio principal de la nación de África Oriental habían dado positivo por COVID-19.

Sin embargo, recientemente ciudadanos temen que, en medio de la negación, haya víctimas no reconocidas y que manifestaron tener tos seca y pérdida del gusto, y luego de haber ingresado en el hospital fallecieron en cuestión de horas.

Es casi imposible medir la verdadera extensión del virus y solo una pequeña cantidad de personas pueden hablar oficialmente sobre el tema.

Declaraciones públicas recientes han insinuado una realidad diferente y lamentan en silencio de personas cuyos familiares pueden haber muerto por el virus. Muchos temen hablar por represalias del gobierno.

Disputa de vacunas

El presidente John Magufuli declaró al país «libre de Covid-19», él, junto con otros altos funcionarios del gobierno, se han burlado de la eficacia de las máscaras, han dudado de que las pruebas funcionen y se han burlado de los países vecinos que han impuesto medidas de salud a frenar el virus.

Magufuli también advirtió, sin proporcionar ninguna evidencia, que las vacunas Covid-19 podrían ser dañinas y, en cambio, ha instado a los tanzanos a usar la inhalación de vapor y medicamentos a base de hierbas, ninguno de los cuales ha sido aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como tratamiento.

La ministra de Salud, Dorothy Gwajima, reiteró la postura de Magufuli sobre las vacunas, y agregó que el ministerio tenía «su propio procedimiento sobre cómo recibir los medicamentos y lo hacemos después de estar satisfechos con el producto».

Hizo los comentarios en una rueda de prensa esta semana en la que un funcionario demostró cómo hacer un batido con jengibre, cebollas, limones y pimienta, una bebida, dijeron sin proporcionar pruebas, que ayudaría a prevenir el contagio del coronavirus.

«Debemos mejorar nuestra higiene personal, lavarnos las manos con agua corriente y jabón, usar pañuelos, vapor de hierbas, hacer ejercicio, comer alimentos nutritivos, beber mucha agua y remedios naturales con los que nuestra nación está dotada», dijo la Dra. Gwajima.

Pero en una medida sin precedentes, los líderes de la iglesia católica en el país rompieron su silencio recientemente y advirtieron al público que observaran las medidas de salud para frenar la propagación del virus, ya que habían notado un aumento en los servicios funerarios en áreas urbanas.  Indicaron que por lo general había una o dos misas funerarias a la semana, y ahora las tienen diarias.

Pero el gobierno no lo niega por completo, y han dicho que, al visitar hospitales, los pacientes con problemas respiratorios padecían hipertensión, insuficiencia renal o asma en lugar de coronavirus.

Aún así, los países vecinos, como Zambia, han cerrado sus fronteras para impedir el contagio, y así como un buen cerrajero de Barcelona resguarda las puertas, otros países también han seguido los pasos de Zambia, impidiendo la entrada de personas provenientes de Tanzania, como por ejemplo Gran Bretaña y Alemania.

error: Content is protected !!