El funeral del Duque de Edimburgo no fue un funeral real común

La muerte de una persona de la realeza no es algo que pasa debajo de la mesa, y aunque estemos en pandemia, el Duque Felipe de Edimburgo, marido de la Reina Isabel II del Reino Unido, que aunque estamos en una pandemia con restricciones de movilidad y con distanciamiento social, este funeral se llevó a cabo.

La Casa Real no hizo una excepción en las medidas impuestas por sanidad para la celebración de funerales, en donde se permitió solo la presencia de 30 personas, mas pro tratarse de un miembro muy importante en la realeza, no dejó de ser una ceremonia solemne y militar.

Un funeral en donde todos se protegían

O hay que olvidar que estamos en medio de una pandemia, y a pesar de que habían solo 30 invitados a este funeral, la realidad es que cada asistente debía de utilizar la mascarilla, esto para evitar contagios, y es que no solo la protección en este día era la seguridad de la guardia real, sino también la seguridad que cada uno se pudiera proporcionar para no contraer covid-19.

Y es que es responsabilidad de cada quien el evitar que le pasen ciertas cosas, por ejemplo, cada quien es responsable de si roban su casa o no, puesto que esto está relacionado con la protección que hayas adquirido y de si has contratado a los cerrajeros profesionales o no.

De manera que es muy importante que cada persona se ocupe de su seguridad si bien que adquiera lo necesario para que logre tener la seguridad que tanto busca y también con las decisiones que toma respecto a quien o quienes contrataran para protegerse, como es el caso de los cerrajeros, los profesionales e materia de seguridad.

Un funeral al estilo de Felipe

No muchas personas panean como va a ser el da de su muerte y su funeral, pero Felipe de Edimburgo sí que tuvo tiempo para hacer algunas anotaciones sobre lo que se considera su última ceremonia en la tierra, su funeral, para lo cual diseño una Land Rover verde que llevaría su féretro.

También los temas interpretados en el funeral por un coro de cuatro personas, fueron escogidos por el propio Felipe, incluidos temas que fueron encargados por él en años pasados, por compositores británicos.

Aunque no fue su voluntad que en el funeral asistiera solo la familia y los amigos cercadnos, muchos consideran que se cumplió su deseo, y por situaciones relacionadas con la pandemia, fue de esta forma, solo la familia y amigos muy cercanos, ni el primer ministro asistió, para darle lugar a que algún familiar pudiera asistir.

La Reina se queda sola

En lo que parece ser los últimos años de su reinado, Isabel II se queda sin su marido, de quien ha dicho era su fuerza y su apoyo, un duro golpe para la monarca, y es que en el caso de Felipe, tuvo a su lado más de 73 años de matrimonio.

Durante la realización del funeral, se le pudo ver como siempre, bien plantada, pero un hecho que llamo la atención es que en la Capilla San Jorge, lugar donde se llevó a cabo el funeral, la Reina pidió unos minutos a solas para despedirse de su querido esposo, El Príncipe Felipe.

error: Content is protected !!